Entradas

Mostrando entradas de 2008

AGUARDE UN MOMENTO

ESTÁ EN PREPARACIÓN EL PROXIMO PERIODO DE ESTE BLOG. QUIEN NO SEPA DESESPERAR, VISITE ESTE ESPACIO PRONTO Y LO ENCONTRARÁ DE NUEVO, CON NUEVOS MISTERIOS, PARAJES E HISTORIAS... POR AHORA LAS TECLAS ESTÁN EN EN VEREDICTO...

Borrador de agua

Tras de la persiana llega a verse el puntillismo del agua. Más que su plasticidad, me avisa de su llegada, el sonido: palo de lluvia que busca otras canciones en semilla liquida para seducirme.
Mientras, el dolor se mitiga en el hallazgo de la escala musical de la gota en los tejados y azoteas, tan disimil de la humana; los truenos son platillos. Y si el dolor se concentra en sí mismo, genera una tonada minimalista, casi silencio del lamento, que humedece la vista y entra por el caracol al oído para ser filtro de las lágrimas y eco en la curva de su resbaladilla interna. Si hubiera una laguna formada por aquellas gotas, cada nueva gota daría otra sonoridad, haría a la laguna fuente donde el agua cae en acorde.

Cuatro borradores inconexos.

1

-Para cuando vengas, las cuentas del collar se habrán salido del cordel transparente. Cada cuenta será una fragmento de mi cuello, el cual pudiste haber tenido entre tus labios.- Te distraes, crees que bromeo, soslayas. Llevo el hilo a mis incisivos, lo muerdo, se rompe, caen las cuentas. Volteas. Los lapislazuli esféricos, sin reflejo ruedan en el suelo. Te levantas, me miras, te acercas. Finalmente liberado de artificios, lo besas, y con cada beso una cuenta de piedra baja el escalón y cae en la alfombra. Se fragmenta el collar para dejarnos de ser fragmento, por un instante.


2

Cuando camino las calles, el edificio anterior al que miro se disuelve, se desmorona como la piedra que toca el agua e irrumpe en el inverso del paisaje. Si regreso la vista, la piedra pasa y vuelvo a ver el paisaje, intacto. Mis ojos son un estanque, donde los paisajes aparecen y se irrumpen a sí, sucesivamente. Cuando el estanque ondea, es que hay peces que quieren deletrear la superficie.

3

¡Mira, en lo al…

Borrador de notas

Hoy releía Grisostomo y Marcela de Don Quijote de la Mancha, y más temprano un libro para la estancada tesis titulado Filosofía de la Imaginación de María NoelLapuyade, y pensaba:
Realmente la historia de Marcela es un adelanto a su tiempo. La defensa que Marcela hace de su ascetismo y libertad afirmando su negación al amor/deseo de los hombres, es hermosa. La imaginación amorosa así como puede llevar a los más altos placeres, puede llevar a las mayores degracias y penurias, sin responder del genero, pues eso ocurre igual a hombres que a mujeres. Para quien quiera repasar el capítulo, es el XIII, aunque les recomiendo que lean desde el XI para seguir la historia completa.

* * *

En otros puntos, recordaba que le comenté a Samia que me costaba aún trabajo escribir poemas de mi estancia en el hospital. Ella me dijo que Jorge Posada había hecho uno. Luego, conversando hoy, en casa, con Jorge Elías, tocayo de Posada, salió a cuento que era realmente complicado externar las emociones y sens…

Providencia

A mis padres y mis hermanas,
a mis familiares, y mis amigos, por su afecto y solidaridad. Por su presencia en tiempos difíciles.

Dialoganteven y dime si es amorlo desnudo del alma;cada vez que abrazo la amistadse prodigan los sentidosy cimbran.
No en las palabras habitan los actos,es el acto generatriz de consueloalivio en el tropiezo;la presencia de quienes ciñen andanza,y apropian.
¡De qué fortuna gozas corazón!,si acaso lo oyeras dialogante¿le dirías que no sintiera,que no?;
la mano derecha lo cubre,y en ella vibra el sentimiento;que aún su músculo vestimentaen alegría se desviste;
en él habita el latidode todo aquél que lo amay él corresponde.
Me dirá que noy me alejaré despaciopara que encuentre ustedla mano que lo cubra.

Borrador de la luz.

La luz es uno de mis veneros. Sin ella no identificaría las sombras de las siluetas, el rostro taciturno, del diurno; la luz en su justa medida para revelar hermosura a los ojos.
No podémos salir de nosotros mismos en nosotros mismos. El sabotaje nos hace orfebres de un lenguaje, tanto más bello sí la tinta relame la vibración que lo enebra. Sí trastoca el temor en temblor, sí en temor tiembla, o en temblor deja de ser temido. Más bello aún si surge como otra voz, que se impone al ser que es escriba.

* * *

La llama, en cuerpo de la vela derrite los deseos, las peticiones, en una promesa. Hasta ahora he perseguido la luz en su trayecto.

* * *

Ese día se acercó Pamplona, en fuegos de artificio, en zapateo y música de banda, en ruedas de color que chirreaban y remolinos de gente que toreaban la luz y su designio. Un duelo con la luz.
El artificio contubo un juego con mi cuerpo, dibujó una espiral finalmente invisible que penetró diez pasos en el tejido de la piel bordeando el límite. La espi…

Anotaciones

A veces pienso que escribir por escribir es artilugio, ni siquiera el artificio que cuando menos asiste a su contorno verídico. El artífice sabe que le da forma a algo, el artilugio no podría terminar de definirse. Alguna vez me decían que escribiera de mis sueños:

Nunca lugares conocidos en la aparente realidad, "Los verdaderos lugares nunca están"... Así se dibujan ciertos espacios.

El sueño con amigos que te revelan algo sin recordar la revelación es un misterio de mi inconciente, o una mitomanía en la que no se sabe realmente si aquellas palabras revelaban o por el contrario buscaban librarse hasta el olvido: un mito de tan redudante insonoro. Pocas veces recuerdo lo que dicen en un sueño, cual si fueran películas mudas. Pocas palabras me llegan de allí. Es otro el lenguaje de mis sueños. Ellos se registran de acuerdo a lo sustancial. A lo que despojan, a lo que deben mantaner. Son sueños callados, discretos. Meditasueños que se quieren mundos.

Por eso otro tipo de sue…

Borrador de apariencias

Camino: lozanía. Ambulancia de sirena pasajera. El héroe trema en camilla y no es el canto a la escucha, plegaria que necesiten oídos. Todos mitos robados: ni Grecia, ni la India, ni China, ni Jerusalén o Antártida; y los cantos de un pasado soterrado resultan cosa vana. No es en su reflejo invento o asecho, no canto de flores marchitas, ni flores perdurables, ni silueta. "Sí tan sólo llorar pudiera me iría a la mar, a la mar disuelta en arena, a la mar, si tan sólo llorar pudiera, me regocijaba en llanto", se cantaba. Muerte, mito cercano o semblante que desaparece espejos. Y no es quien quiso no, ni sombra de libros leídos, ni el escudo de los un mil títulos que reconocen obra y fortuna. Fortuito hombre liberador de nudos concéntricos en Av.General, título de doctor por demostrar que no caben 100 000 personas en el zócalo. Cuarenta torneos ganados por 50 caballitos seguidos sin caerse."Acto heroico", le repetían amigos, familiares, conocidos, de acuerdo a sus aut…

Juego de sentido

El camino trazado por la mano,
ella misma no lo conoce.
Sabe que retoma algún objeto:
una roca,
un libro,
una caja;
aunque prefiere lo intocado
por ser otra forma de engaño
menos ríspida, según parece.

Sabe que su elección es ciega
y que enmudece a la boca
enalteciendo al oído;
de pronto se le dan los ojos
besándola desde arriba,
ella los cubre con los dedos
para que vean lo que quiere ver

Esa traición la endurece.
Sabe que juega un mundo ajeno
que no ella se controla;
y si de pronto fuera libre
carecería de ceguera.

El verano, por Yaiza Martínez

El veranoILa luz saliendo de los cuerpos.El verdadero nombre de mis hijossin haber sido pronunciado-quizá la casa de paredes de agua, quizá unos ojos-Supe sempiterna, sin embargo, la explanada de espuma cuando me sumergí lo escuchaba claramenteun cuerpo empieza otro cuerpo en la carne presenta el agua infinita[1]Estaba la ciudad que respiraba en sus hogares cementosos columnas imitando dientesla pobreza que apesta como las algasapesta como las algasLa ciudad, quizá antes de la inmensa olaen la explanada de espumareconociendo el agua infinitaque es la ciudad y los cuerpos de los hijossin llegar verdaderamente pronunciados
IIPorque una ciudad conoce su destino y tirita por el presagioLa niña que barre los restos del maren una pequeña calle¿o quizá los pétalos de una alfombra de flores?aún era mi familiaUn sueño o un trastabillarse la memoriapueden hundir a la ciudad en el aguaCruz vio el final de la olasu espuma barriendo las calles,los pétalos, la niña,nuestros restos ladeándose en el f…

Atisbo de lo posible

alguien recorta un recuerdo
lo carga diariamente en su regazo
lo viste lo calza y sucita

_____________OBSESIONES

Ayeres aquí y en las banquetas con esquinas

_________ MUDANZAS



reclama_______el corazón________los d_í_a_s
Sueltan sombras del tedio
imagina tu latido al calce de la piel____desarmado el otro rostro
que sostuvo la mirada desnuda

[Y nosotros vueltos a nacer entre las manos]


En las calles murmullos suponen convenciones
anonimia cansada de sí
disolvencia de personas derretidas por el sol
la lluvia borrará sus olvidos

más tarde

[Y escucharemos el canto de las gotas afinando nuestro cuerpo]

Borrador del YO

Estimado L.W Sack:

Sabrá usted que odio los espejos de cristal, quizá por el artificio que me hacen crear de la imagen supuestamente propia. Les huyo de ser posible, o miro a medias en su fondo. En ese reflejo empieza esta historia remedada de tantas otras. El delito a descubrir le causará risa. Quizá me cobre más caro por cada línea absurda que tenga que leer, con eso de que hoy día todo es negocio. Considero que la primera persona es un artilugio, una fachada: pretexto para suponerse individuo. Sabía que se reiría. Es factible y muy probable que reprehenda a la voz que redacta sólo por jugar bromas de este tipo. Se asustará más si le comento que le escribe un "Yo ficticio" no un "Yo real" Me dirá -¿Y dónde se separan el uno del otro? o ¿Cuál es su diferencia? ¿Pretende que le encierre a usted? Mejor suicidese, buen método para que el Dr. Jekyll pudiera matar a Hyde.- No, no quiero evadir la realidad -ni siquiera piense en responderme eso- ¿Lo cree usted así? …

Borrador de la infancia y dos "viejos" escritos

Regresar a ese momento cada vez más distante que es la infancia. Inocencia inalterable que el poeta escudriña, convoca y remedia entre palabras. Un mensaje en el buzón "Espero recordemos que la infancia no se limita a nuestra edades..., si en cada corazón persiste bondad y gracia..., o al menos eso creo".El evo de Heráclito "que juega y desplaza los dados y es dueño del reino", es ese niño azaroso que nos ríe adentro. Mar en el oleaje del asombro; que no muere al menos que dejemos de sentirlo.

Alguna vez abría una caja y de ella sacaba pequeñas piezas. Las verdes eran las paredes, las rojas el tejado, y las conexiones de madera unían cada parte de la casa. Lo mismo ocurría con el tren de piezas de armar, con el teatrino y los personajes miniatura que Alina traía de Alemania; y que hacía vivir con sumo placer. El lego y los imanes..., objetos sin anima, vivificados entre carcajadas..., darles forma.

Así abría los libros de pestañas que escondían las historias.
Así escu…

Borrador de la lluvia vertical

Han pasado muchos días antes de llegar aquí. Un amontonamiento de ayeres toca, lo auyento. Escribo sobre ese paraje escrito en el día sin nombre entre un sabado y un domingo u hoy, que ya es domingo, entre éste y un lunes. Llamamos a los días por una tradición antiquísima; ese tiempo es otro factor social, ya lo han dicho al cansancio varios que investigan el punto. Hace una madrugada hablábamos los del Turno 1440 sobre los blogs y si son o no son un género. Discutíamos si así como hay quienes suben a un blog textos literarios escritos en papel, no hay (A mi jefe de computo le consta) quienes saquen fragmentos de novelas, o premisas de poemas o cuentos, entre las líneas divagantes de un blog. Ambas cosas se pueden y ambas ocurren en distintos procesos. El acto de escritura trasladado, da marco a lo que se teclea en un espacio de este tipo. Lo que se puede sacar de allí me parece que es un aliento. Aquello que surja después de imprimir la lluvia depende de que, quien la imprima, …

Artículo

(Quién pase por aquí, no se desanime. Aguárdeme tantito, lea un poco, ya pronto volvémos.)

Éste es un lúcido artículo de Juan Domingo Arguelles, publicado a principios de éste año en la Jornada . Vale la pena. A mí me transformó ciertos criterios...

Un saludo y bienvenidos a este espacio...

La utopía de la lectura at SomosUno Radio