Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

Borrador de notas

Hoy releía Grisostomo y Marcela de Don Quijote de la Mancha, y más temprano un libro para la estancada tesis titulado Filosofía de la Imaginación de María NoelLapuyade, y pensaba:
Realmente la historia de Marcela es un adelanto a su tiempo. La defensa que Marcela hace de su ascetismo y libertad afirmando su negación al amor/deseo de los hombres, es hermosa. La imaginación amorosa así como puede llevar a los más altos placeres, puede llevar a las mayores degracias y penurias, sin responder del genero, pues eso ocurre igual a hombres que a mujeres. Para quien quiera repasar el capítulo, es el XIII, aunque les recomiendo que lean desde el XI para seguir la historia completa.

* * *

En otros puntos, recordaba que le comenté a Samia que me costaba aún trabajo escribir poemas de mi estancia en el hospital. Ella me dijo que Jorge Posada había hecho uno. Luego, conversando hoy, en casa, con Jorge Elías, tocayo de Posada, salió a cuento que era realmente complicado externar las emociones y sens…

Providencia

A mis padres y mis hermanas,
a mis familiares, y mis amigos, por su afecto y solidaridad. Por su presencia en tiempos difíciles.

Dialoganteven y dime si es amorlo desnudo del alma;cada vez que abrazo la amistadse prodigan los sentidosy cimbran.
No en las palabras habitan los actos,es el acto generatriz de consueloalivio en el tropiezo;la presencia de quienes ciñen andanza,y apropian.
¡De qué fortuna gozas corazón!,si acaso lo oyeras dialogante¿le dirías que no sintiera,que no?;
la mano derecha lo cubre,y en ella vibra el sentimiento;que aún su músculo vestimentaen alegría se desviste;
en él habita el latidode todo aquél que lo amay él corresponde.
Me dirá que noy me alejaré despaciopara que encuentre ustedla mano que lo cubra.

Borrador de la luz.

La luz es uno de mis veneros. Sin ella no identificaría las sombras de las siluetas, el rostro taciturno, del diurno; la luz en su justa medida para revelar hermosura a los ojos.
No podémos salir de nosotros mismos en nosotros mismos. El sabotaje nos hace orfebres de un lenguaje, tanto más bello sí la tinta relame la vibración que lo enebra. Sí trastoca el temor en temblor, sí en temor tiembla, o en temblor deja de ser temido. Más bello aún si surge como otra voz, que se impone al ser que es escriba.

* * *

La llama, en cuerpo de la vela derrite los deseos, las peticiones, en una promesa. Hasta ahora he perseguido la luz en su trayecto.

* * *

Ese día se acercó Pamplona, en fuegos de artificio, en zapateo y música de banda, en ruedas de color que chirreaban y remolinos de gente que toreaban la luz y su designio. Un duelo con la luz.
El artificio contubo un juego con mi cuerpo, dibujó una espiral finalmente invisible que penetró diez pasos en el tejido de la piel bordeando el límite. La espi…