sábado, 29 de agosto de 2009






ESPACIO EN REMODELACIÓN


NO SE PIERDA LA TERCERA FACETA DE ESTE BLOG

viernes, 7 de agosto de 2009

Doceavo paraje de los días sin nombre

Hey,¿estás allí? Tengo que contarte algo.
Ah, Farfán, venía distraida en los panorámicos.
Mmmm que raro lo de "distraida"
Sí bueno..., ¿y qué pasó?-
Le pregunté a Lía si quería ser mi novia y me dijo...
¿Sabes que me dijo?
¡Qué eres un mal bufón, tus chistes no le hacen gracia y finalmente no!
Mmm, no exactamente..., ella acepta a Farfán tal y como Farfán es.
Era una broma Farfán, sabes que yo también te acepto...
Algunas veces querida mía, sólo algunas veces. Pero así eres tu a tú vez.
Bueno disculpa, evitaré mi magro intento de humor negro ¿Y entones te dijo...?
¡Sí, sí, me dijo que sí, y me besó y soy un bufón feliz!
¡Ay sí estoy enamorado!
¿Envidia?
De la buena Farfán de la buena, además Lía me cae muy bien.
¿Y qué hay contigo?
Mmmm, ni hablar Farfán, el corazón sigue repleto de ilusiones.
Puf, ¿y luego qué les harás?,¿seguirlas alimentando por miedo a tocar realidad?
Eh muchacho, luego tocar realidad es peor que tocar fondo..., algo hay que inventarse para continuar.
Puedes inventarte un amor real, sigue siendo una invención en cierta manera, pero más sensible que la del imaginario.
¿Estamos? ¡Estamos!
Ven, ven al paraje, te queremos enseñar algo
¿Lía y tú? ¿Quién más? Los otros personajes eran parte de mis sueños, mis personajes ¿recuerdas? o ¿me quitarás los derechos de autor?
No Farfán, para nada.
Aunque tengo que decir que hicimos un buen ensamble. No tan aburrido después de todo.
Ven, ven... Mira ahí está Lía, ¿dónde?, allá junto a la laguna. El agua es muy límpida. Acercate, más, más ¿Quién está allí?
Nosotros, nosotros tres reflejados en el agua. Exacto. Y si nos escondemos tras de ti. Mmmm, sólo estoy yo.
¡Ahora cierra los ojos! ¿Porqué Lía? Tú confía y cierra los ojos, cuenta tres y abrelos.

1
.
.

2
.
.

3
.
.

-Señorita, va a pasar el camión, tenga cuidado ¿Espera alguna unidad?
-El Anzaldo.
-Sale en quince minutos, la fila es esa que ve ahí atrás.

El charco de lluvia dejaba apenas una cuenta del reflejo. Sí Martín Adán, hay quienes nos consolamos viéndonos en espejos turbios, "charcas corrompidas"
¿Estás seguro?, yo todavía tengo esperanza en que de alguna de ellas salga un riachuelo pequeñito que llegue a los ríos subterráneos de esta ciudad y aprenda a esquivar la corriente y quizá llegue al mar luego de viajar y viajar, conectarse, hacer relaciones; sin embargo su destino más cercano es que el sol exprima los rostros reflejados al amanecer y a la mañana siguiente ya no haya nada, ni señal de charco, hasta la siguiente lluvia.

-A Avenida México por favor.
-Cuatro pesos.

Lía y Farfán ríen a carcajadas en la laguna.