lunes, 19 de mayo de 2008

Atisbo de lo posible

alguien recorta un recuerdo
lo carga diariamente en su regazo
lo viste lo calza y sucita

_____________OBSESIONES

Ayeres aquí y en las banquetas con esquinas

_________ MUDANZAS



reclama_______el corazón________los d_í_a_s
Sueltan sombras del tedio
imagina tu latido al calce de la piel____desarmado el otro rostro
que sostuvo la mirada desnuda

[Y nosotros vueltos a nacer entre las manos]


En las calles murmullos suponen convenciones
anonimia cansada de sí
disolvencia de personas derretidas por el sol
la lluvia borrará sus olvidos

más tarde

[Y escucharemos el canto de las gotas afinando nuestro cuerpo]

miércoles, 7 de mayo de 2008

Borrador del YO

Estimado L.W Sack:

Sabrá usted que odio los espejos de cristal, quizá por el artificio que me hacen crear de la imagen supuestamente propia. Les huyo de ser posible, o miro a medias en su fondo. En ese reflejo empieza esta historia remedada de tantas otras. El delito a descubrir le causará risa. Quizá me cobre más caro por cada línea absurda que tenga que leer, con eso de que hoy día todo es negocio. Considero que la primera persona es un artilugio, una fachada: pretexto para suponerse individuo. Sabía que se reiría. Es factible y muy probable que reprehenda a la voz que redacta sólo por jugar bromas de este tipo. Se asustará más si le comento que le escribe un "Yo ficticio" no un "Yo real" Me dirá -¿Y dónde se separan el uno del otro? o ¿Cuál es su diferencia? ¿Pretende que le encierre a usted? Mejor suicidese, buen método para que el Dr. Jekyll pudiera matar a Hyde.- No, no quiero evadir la realidad -ni siquiera piense en responderme eso- ¿Lo cree usted así? Propiamente la famosa creación literaria propina la presencia de quien la escribe. No se diga la poesía que sin una Voz que la cante o la silencie sería imposible, de acuerdo a lo que se murmura ¿Escucha esos rumores? Toda historia parte de uno, pero ese uno se ha alimentado o quizá enloquecido de/en la aclamada cultura. Imagino su bostezo. Bastante vanidad parece mostrar la tinta derramada como para aumentar que fue producto de una poseción ¿ficticia? Lo ficticio nace del "singular", pero no es ese "singular", ¿me explico? Ahora imagino sus ojos separándose del papel. Recuerdo lo que decía el maestro J M "La realidad supera a la ficción" Tantas veces inventamos personajes semejantes a lo que creemos que somos y que seguramente no somos ¿o sí?; algunos de ellos con mayor o menor suerte. Verá: mi "Yo ficticio" ha traicionado más de diez veces a personas que dijo querer o en su imperfecto amar, ha mentido unas cientas y las que olvida, asesinado quizá dos sin que el otro lo sospeche, robado infinitas ocasiones... Le aseguro que ha sido el "ficticio" y no el "real", como suele ser él en realidad, quien a cometido esos actos. Mi yo no hace esas cosas (Si se percata he quitado las comillas y la mayuscula)

No puede ver mi mano manca. La noche de ayer con la zurda el "Yo ficticio" la mutiló. Quisiera que lo encontrase para mutilarle la siniestra con la que me escribe ahora, por eso le digo que no soy yo quien redacta. Yo ha desaparecido. Me preguntará, -¿le quito la zurda?-

No, no lo haga, le digo que yo no soy real, le digo que me exorcice estos demonios. Me dirá -¿Pero si el que llama "Yo ficticio" está dentro de usted...?- Entonces le pondré la zurda enfrente, y esperaré el sacrificio.

ATTE

Mm Satrine

[Relee la carta. Levanta al espejo su mirada ríe desquiciadamente. Aumenta]

P.D. Distinguido señor. Olvide usted esto que ha leído. He perdido la coordura. No hay tal "Yo ficticio", ni creo tampoco "real" Si acaso estas líneas le persuadan de que en este paraje es otro quien escribe, quien corta la muñeca... Ni la Satrine "ficticia", ni la "real"...

[La zurda empuja el tintero. Desborda la sangre roja de la diestra, aparente tinta.
El detective lee en el edificio contiguo, arruga la carta. No llama. No responde]